Pueblos de Cataluña que debes visitar: Aiguamúrcia

Hay dos Cataluñas, la metropolitana y la rural. Ambas muy diferentes y todas con encanto, pero si sois de los que os gusta la tranquilidad, la naturaleza y la historia, la Cataluña rural os gustará más.

En esta serie de artículos, donde ya hemos hablado de Pals, Espinelves, Cadaqués, Rupit, Besalú, Tossa de Mar, Bagergue, Begur, Montblanc, Tivissa, Calella de Palafrugell, Les Cases d’Alcanar, Peralada, Peratallada, Santa Pau, Siurana, Banyoles, Beget, Castellfollit de la Roca, Castellar de n’Hug MuraGósol os presentaremos pueblos de la Cataluña rural, de costa, de interior o de montaña, que, por sus características, debéis apuntarlos en mayúsculas en vuestra libreta de futuros destinos, a los que dedicar una ruta o un fin de semana con vuestra autocaravana.

Seguro que nos dejamos muchos pero estos son, a nuestro parecer, algunos de los más recomendables.

Hoy viajamos al municipio más extenso de la comarca del Alt Camp y que forma parte del territorio de interior de la Costa Daurada:  Aiguamúrcia

Aiguamúrcia

Es un pequeño pueblo situado en el margen del río Gaià. Ya estaba poblado en época romana, tal y como lo reflejan restos hallados en las inmediaciones. El núcleo actual se forma en torno a unos edificios de la Edad Media situados junto al río.

Era uno de los pueblos que se forma en las tierras propiedad del monasterio de Santes Creus y sus habitantes pertenecían a la parroquia del monasterio. Por eso, su iglesia es de reciente construcción.

Los dos hitos históricos iniciales son los castillos de Albà y el de Selma, que comprendían todo el término, salvo las Órdenes, que dependía de Montagut.

El castillo de Alba fue repoblado antes de 978 por la Iglesia de Barcelona, que se reservó el dominio superior del castillo y algunos derechos. A mediados del s. XII, cuando se estableció en el término la comunidad de Santes Creus, eran feudatarios Albert de Castellvell y Guillem d’Ollers, y castellanas las familias Espiells y Albà, esta última con residencia en el castillo.

A finales del s. XIII, la Iglesia de Barcelona pierde el dominio sobre el castillo y queda como señorío de la familia Albà, a la que sucede Bertran de Gallifà . Más tarde, pasa a la familia Sant Vicenç y después, por alianza, a los marqueses de la Manresana, que tuvieron el dominio hasta el s. XIX.

Desde el s. XII, el antiguo dominio del castillo se había fraccionado en diferentes dominios y cuadros, entre ellos Santes Creus, Aiguamúrcia y Les Pobles, que desde 1179 pasaron a depender de la jurisdicción de los abades cistercienses.

El castillo de Selma fue cedido, en el año 977 o 978, en feudo por el obispo de Barcelona en Guitard de Mura, que había construido un castillo. En 1142, Guillem de Sant Martí cede el castillo y el término a los templarios, y en 1171 el obispo de Barcelona les cede también los derechos que tenía sobre la parroquia.

Los templarios crearon el Pedido de San Cristóbal de Selma y, al extinguirse el orden, el término pasó a los hospitalarios.

Durante la guerra contra Juan II, el castellano hospitalero de Selma permaneció fiel a la Generalitat. En 1834 se refugió el cabo carlista Romagosa, que fue fusilado junto con el párroco del pueblo. En 1847 el castillo de Selma se encontraba ya en ruinas y en 1930 el pueblo ya estaba abandonado.

El pueblo de Aiguamúrcia se origina en la antigua jurisdicción del Albà. En 1179, Eimeric d’Espiells y Bernat d’Albà, disputaban su jurisdicción en el Monasterio de Santes Creus, pero entonces fue siempre más un lugar de dominio del Monasterio.

Existen dos versiones sobre el origen del nombre del pueblo. Una la atribuye a un origen romano, ya que en aquel tiempo las aguas del río Gaià estaban consagradas a la diosa Murtra (uno de los nombre de Venus) y por eso el lugar se llamó Aquae Murtra, que por la evolución natural se convertiría en el nombre actual. La segunda versión también tiene su origen en el río. Las aguas del Gaià cuando llegan a la altura del pueblo se estancan y pierden el verdor del fondo, es decir se marchitan o mueren. De aquí vendría la denominación de Aiguamúrcia o Aiguamorta , que con el tiempo, se convertiría en Aiguamúrcia.

La documentación antigua da a menudo otras variantes del nombre, como la de ” Dayna Murcia”, en 1192.

El pueblo de Santes Creus, formado básicamente por su famoso monasterio, se originó con un grupo de 13 familias, que lo año 1843, pasada la etapa revolucionaria, se instalaron en las casas de los monjes jubilados.

Sobre los otros núcleos de población actuales o deshabitados que forman el municipio, cabe destacar como rasgo histórico característico, su dependencia en el Monasterio.

El origen del Monasterio hay que buscarlo, en 1150, cuando Guillem Ramon de Montcada y sus hijos dan a la Abadía de la Grandselve , en Languedoc, unas tierras en Valldaura (Cerdanyola del Vallès), para la construcción de un monasterio. En 1152, este monasterio ya funcionaba, pero pronto los monjes buscaron un lugar más apartado y, en 1158, se trasladaron a Santes Creus. Ya desde los primeros decenios el monasterio tiene una gran vitalidad, avanzan las construcciones y la biblioteca es importante.

Durante el s. XIII, el monasterio tuvo dos grandes abades, que dieron impulso definitivo a la comunidad: Sant Bernat Calbó, consejero de Jaime I, al que acompañó en las conquistas de Mallorca y Valencia, y el abad Gener, que obtuvo la protección del rey Pedro III el Grande. Durante su abadiato tomó incremento la vida cultural, la biblioteca y el escritorio, y se formó la escuela historiográfica y épica.

Santes Creus tuvo un papel importante en la fundación de la Orden militar de Montesa, en 1319, que sustituyó en parte a los templarios.

A mediados del s. XV, Santes Creus había culminado su expansión territorial y ejercía dominio señorial sobre castillos, lugar y pueblos del Camp de Tarragona y comarcas vecinas. Por aquellos años, el cultivo de la tierra que hasta entonces había sido directa se convirtió casi en todo en aparcería y arrendamiento.

Los abades siguieron jugando un importante papel en la política catalana, a pesar de la nueva condición de Poblet como panteón real, fueron consejeros de los reyes y estuvieron junto a las instituciones catalanas, durante las guerras que se sucedieron. En el campo cultural se impulsaron los estudios clásicos y la biblioteca se convirtió en muy importante.

Con la incorporación en 1617 a la Congregación Cisterciense de Aragón, los abades dejaron de ser vitalicios. Pero la verdadera decadencia no comienza hasta el s. XIX, con la guerra de la Independencia. Durante el Trienio Constitucional (1821-23) fue suprimida la comunidad y se subastaron sus bienes.

La exclaustración obligó a los monjes, en 1835, a abandonar el monasterio, que fue incendiado y saqueado.

La recuperación comenzó en 1843, cuando el ex monje Miquel Mestre obtuvo la iglesia del monasterio para trasladar la sede de la parroquia. Instaló trece familias de aparceros en las casas de los monjes jubilados.

En 1844 se creó la Comisión Provincial de Monumentos, que empezó a trabajar a continuación en la recuperación del monasterio. Fue declarado Monumento Nacional en 1921. En 1931 se creó el primer Patronato de Santes Creus. La iniciativa quedó interrumpida por la Guerra Civil. En 1943, Santes Creus retornó a la Comisión de Monumentos hasta que en 1951 se crea un nuevo Patronato, organismo que continúa actualmente bajo el patrocinio de la Generalitat, que se ha convertido en propietaria por traspaso del Estado español.

Qué ver

Alameda de Santes Creus

La Alameda de Santes Creus es un espacio natural propiedad de la Diputación, que desde hace más de 50 años acoge progresivamente a más visitantes. La Alameda de Santes Creus, única como bosque de ribera de toda Cataluña, fue declarada espacio de interés natural por la Generalitat. Esta masa arbórea ocupa 12 hectáreas.

 

Árboles monumentales

En el término de Aiguamúrcia hay dos árboles monumentales: los dos cipreses del Palacio del Abad, en Santes Creus. Primitivamente era un conjunto de tres cipreses -como se ve en una fotografía que se conserva del año 1917- y se cree que fueron plantados hacia el año 1800. Tienen 18 y 16,5 metros de altura. El mayor, a 2,5 metros, se ramifica en 5 besas (una medio seca). El segundo, a dos metros, lo hace en dos besas.

Los árboles están situados en la parte posterior del Palacio del Abad (donde se encuentra el Ayuntamiento de Aiguamúrcia). El Palacio del Abad fue trasladado a este edificio en 1562. El edificio se construyó sobre algunos elementos anteriores del antiguo hospital de Sant Pere dels Pobres. Estos cipreses serían la señal de acogida de peregrinos en las dependencias del monasterio. Los peregrinos que hacían el Camino de Santiago veían de lejos a los cipreses que simbolizaban la hospitalidad del lugar al que se acercaban.

Construcciones de piedra seca

En la zona de Les Planes, una meseta a la orilla del río Gaià, entre los municipios de Alió, Vila-rodona, Aiguamúrcia, El Pont d’Armentera y el Pla de Santa Maria, hay una alta densidad de construcciones de piedra seca. Su composición geológica es principalmente caliza. Las capas calcáreas se suceden; en algunos lugares, donde el terreno es más erosionado, afloran en la superficie creando pequeños ecosistemas. Hay zonas donde la piedra presenta vetas de poco grosor, es lo que popularmente se llama tapasot . La abundancia de estas losas es una de las razones de la existencia de construcciones de piedra en seco.

Las construcciones de piedra seca responden a dos necesidades, la de construir elementos útiles en las labores agrícolas y de pastores, pero también a la necesidad de desembarazar la tierra de piedras para cultivar, sobre todo en el caso del cultivo de la vid. Por eso, en nuestro territorio hay tantas construcciones, ligadas mayoritariamente, a la expansión del viñedo en nuestra región entre finales del siglo XVIII y finales del XIX

La piedra seca es una técnica que utiliza como material básico, y podríamos decir que único, la piedra, sin ningún tipo de cemento o argamasa. Los muros y cerramientos se construyen apilando piedra sobre piedra, y se falcan con piedras más pequeñas, logrado un verdadero ejercicio de equilibrio y armonía”

Esta técnica se usa para construir varias edificaciones además de chabolas; hay márgenes, pozos, macetas, corrales, márgenes o cobijos, y pequeñas construcciones funcionales como bancos, cocones o pozos, … La variedad de las soluciones arquitectónicas, dependen del lugar y del constructor, muestran un ilimitado abanico de arcos, muros, dinteles , cúpulas, de una belleza especial y de una inteligencia práctica”.

Una técnica perfectamente relacionada con la naturaleza

Se trata de una técnica que respeta la naturaleza y se relaciona perfectamente con los distintos ecosistemas de secano. Permite la permeabilización del suelo y por tanto contiene la erosión. En los espacios entre las piedras viven pequeños animales: insectos, reptiles, roedores, pájaros. Pero también arraigan plantas trepadoras que sirven de comida y refugio a estas especies, en un paisaje agrícola transformado por la mano del hombre

Las construcciones en piedra seca son el testimonio de una sociedad eminentemente rural hoy en día casi perdida. Las diferentes utilidades de estas edificaciones nos hacen redescubrir el mundo de nuestros abuelos, el campesinado completamente ligado a la tierra.

La técnica de la piedra seca, hoy casi desaparecida, aunque en algunos lugares se está intentando recuperar el oficio, estaban hechas por campesinos y gente anónima, como uno más de los trabajos agrícolas.

 

Monasterio de Santes Creus

El monasterio de Santes Creus nació en 1160 bajo el patrocinio de los linajes de los Montcada y de los Cervelló y del conde Ramon Berenguer IV. Los monjes, provenientes del monasterio occitano de la Gran Selva, encontraron en la orilla del río Gaià el emplazamiento idóneo para construir un monasterio que debía ser, hasta 1835, el centro de una de las señorías monásticas más extensas e influyentes de la Corona de Aragón. Su historia y el modelo de vida cisterciense se cuentan en el audiovisual “El mundo del Cister ”.

 

 

Cooperativa agrícola de Aiguamúrcia

De estilo modernista, fue construida por el arquitecto Cèsar Martinell entre los años 1919 y 1921. En la fachada de la bodega, encima de la puerta hay cuatro baldosas con las iniciales SAA (Sociedad Agrícola de Aiguamúrcia), y la año 1919.

 

Ermita de San Miguel

A unos 800 metros del núcleo del Pla de Manlleu se encuentra la ermita románica de Sant Miquel. Construida a mediados del siglo XII, en el siglo XVIII, fue ampliada. Se trata de una iglesia de una sola nave con el ábside semicircular situado hacia levante y cubierta a dos vertientes.

 

Palacio del Abad

El Palacio del Abad fue trasladado a este edificio en 1562, situado en la plaza de Sant Bernat. El edificio se construyó sobre algunos elementos anteriores del antiguo hospital de Sant Pere dels Pobres. Actualmente alberga el Ayuntamiento de Aiguamúrcia. En el patio encontraremos dos cipreses catalogados como árboles monumentales por la Generalitat de Catalunya. Primitivamente era un conjunto de tres árboles, símbolo de hospitalidad. Se cree que fueron plantados por los monjes del monasterio. Tienen 18 y 16,5 metros de altura.

 

Pueblo abandonado de Selma

Pueblo abandonado situado a 743 metros de altitud, en la parte oriental del término, bajo el monte de les Forques. Está presidido por las ruinas del castillo de Selma y de la iglesia parroquial de Sant Cristòfol, de estilo gótico. Selma se fue despoblando, hasta quedar deshabitado a mediados del siglo pasado.

 

Roble de Les Ordes

El Roble de Las Órdenes ( Quercus faginea faginea ), antiguamente también conocido como Roure de les Escoles por su proximidad a la antigua escuela donde iban los niños que vivían en las masías de Les Ordes. Es de los robles más espectaculares del municipio de Aiguamúrcia, su altura es de 16,5 metros, la bóveda de cañón (1,3 metros) de 3,3 metros y su copa de 19,3 metros.

Situado en medio de un margen de unos 2 metros de altura, sobre una rabassa. A 1,2 metros de la base del árbol salen tres besas principales, pero debido a una perturbación, en octubre de 2012 se rompió la besa de la derecha, donde se observa una infección fúngico.


¿Dónde pernoctar con autocaravana en Aiguamúrcia?


Hasta aquí nuestro resumen del pueblo de Aiguamúrcia.

Esperamos que hayamos despertado vuestra curiosidad y descubráis esta zona en alguna de vuestras futuras salidas.

Estad atentos a nuestras redes sociales para descubrir nuevos pueblos que no os podéis perder en Cataluña.

¿No tenéis autocaravana pero queréis vivir la experiencia? ¡Nosotros os alquilamos una! En L’Alba disponemos de una amplia flota de autocaravanas de alquiler, en constante renovación y completamente revisadas tras cada alquiler. Dispondréis de todos los servicios con los últimos modelos del sector y disfrutaréis de unos días perfectos en familia o con amigos. Haciendo CLICK AQUÍ encontraréis toda la información sobre nuestro servicio de alquiler. También podéis contactar con nosotros por Whatsapp: 636.95.88.84 (haz click en el número de teléfono desde tu móvil para iniciar una conversación con nosotros).

Imágenes e información de aiguamurcia.altanet.org

F
F
Twitter
LAlbaCaravaning on Twitter
Latest Tweet: 🇹🇷🚐 Avui visitem Istanbul, en furgoneta camper, de la mà de @FBidaiakF. ➡️ https://t.co/5sxpD0LRvb
167 people follow LAlbaCaravaning
Twitter Pic alegreph Twitter Pic ramonnos Twitter Pic soykarac Twitter Pic montsede Twitter Pic dianacar
F
Invalid username, no pictures, or instagram servers not found
Invalid username, no pictures, or instagram servers not found