Puntos a revisar en tu autocaravana, furgoneta o coche, antes de salir de viaje

En este artículo os listamos los puntos que debes revisar en tu vehículo, antes de hacer un viaje largo. De esta forma te asegurarás una ruta sin sorpresas ni averías inesperadas, que arruinen vuestras vacaciones.

Te incluimos información útil tanto para turismos como para autocaravanas. ¡Manos a la obra!

Aceite:

Debes comprobar la cantidad y el estado del aceite de tu coche, furgoneta camper o autocaravana. El nivel debe estar entre el mínimo y el máximo, marcado en la varilla y se debe mirar cuando el motor de tu vehículo está frío.

Para asegurar una buena lubricación de tu motor, y evitar averías graves, asegúrate también de cambiar el aceite y el filtro dentro de los períodos recomendados en el plan de mantenimiento del vehículo, que encontrarás en el manual del fabricante.

Una buena lubricación del motor evita el desgaste excesivo y alarga la vida de este.

Anticongelante:

Asegúrate también que el circuito de refrigeración de tu vehículo contiene agua destilada o anticongelante suficiente, a través del nivel marcado en el depósito de agua. Debes tener en cuenta de rellenarlo con el motor en frio para evitar quemaduras con los vapores que se desprenden al abrir el tapón de rellenado.

En caso de encontrar el nivel excesivamente bajo deberás comprobar si existe alguna fuga en el circuito por donde se esté perdiendo.

Limpiaparabrisas:

Muy importante también para evitar problemas de visibilidad en caso de encontrar lluvia o suciedad que caiga sobre tu vehículo en tu ruta. Debes comprobar que dispongas de líquido limpiaparabrisas en el depósito habilitado para este en tu vehículo y comprobar el estado de las gomas de las escobillas. Unas escobillas en mal estado no limpiaran tu parabrisas de forma correcta, limitando mucho tu visibilidad, y pueden llegar incluso a rayarlo, en caso de estar en muy mal estado.

Luces:

Revisa que todas las luces de tu vehículo funcionan correctamente y cámbialas si tienes alguna fundida.

Antes de salir de ruta comprueba que la carga de equipaje en tu vehículo no ha elevado el morro de este, haciendo que tus luces deslumbren al resto de vehículos. Regula esto mediante el interruptor que encontrarás en tu vehículo, que actúa sobre la inclinación de los faros delanteros.

Frenos:

En este punto debes comprobar el nivel del líquido de frenos y el estado de pastillas y discos. Unas pastillas muy desgastadas reducirán la capacidad de frenado de tu vehículo y pueden dañar los discos, haciendo que la reparación sea más cara.

Neumáticos:

Asegúrate de que todos los neumáticos de tu vehículo estén a la presión correcta. Encontrarás en algún punto de tu vehículo, normalmente en el marco de la puerta del conductor, una tabla con las presiones óptimas para tus neumáticos.

Debes comprobar también el estado en que se encuentran. Deberás comprobar el desgaste sufrido por los neumáticos mediante los testigos que tienen los neumáticos actuales, indicando una profundidad de 3 milímetros. También puedes comprobarlo con una moneda de euro: si al poner la moneda en una de los surcos del neumático no se llega a tapar parcialmente la parte central plateada, tus neumáticos deben ser cambiados.

Revisa visualmente también el estado de los neumáticos buscando zonas con excesivo desgaste por frenazos, cortes o objetos clavados en ellos, para evitar pinchazos y reventones en ruta.

Asegúrate también de  revisar que el neumático de recambio esté en óptimas condiciones por si lo necesitaras y que llevas en el vehículo las herramientas necesarias para cambiarlo.

Batería:

Los bornes de la batería deben estar limpios, sin corrosión (ese polvo blanco que seguramente habéis visto alguna vez). Los cables que la conectan con el vehículo no deben estar dañados y el aspecto de la batería debe ser bueno, sin fugas ni daños en su carcasa.

Sistema de encendido y inyección:

Si notas dificultades para el arranque deberás comprobar que la batería y el alternador funcionan bien. Si esto está bien el problema seguramente vendrá del sistema de inyección del vehículo, que esté algo obstruido por ejemplo. En el mercado encontrarás líquidos para la limpieza de los inyectores, que pueden ayudar a solucionar el problema antes de que ocasione costosas reparaciones.

Suspensión:

Si notas un balanceo excesivo al tomar una curva, o tus amortiguadores suenan al comprimirse y descomprimirse deberás hacerlos revisar por un taller mecánico. Estos son una parte muy importante de la seguridad de tu vehículo y, en caso de estar en mal estado, pueden ser los causantes de pérdidas del control del vehículo.

Elementos de seguridad y mantenimiento:

Ya hemos comentado la importancia de revisar el estado del neumático de repuesto antes de salir de ruta. También deberás comprobar que dispones de chalecos reflectantes, un kit de bombillas y fusibles de repuesto (completo), los triángulos y las herramientas necesarias para sustituir un neumático.

Asegúrate también que llevas la documentación del vehículo en regla por si te la requieren en algún momento de tu ruta.

Esperamos que estos consejos os sean útiles y que disfrutéis mucho del verano y de vuestros vehículos en familia. ¡¡¡Buen verano y buena ruta!!!

 

 

 

 

 

F
F
Twitter
LAlbaCaravaning on Twitter
Latest Tweet: 🇹🇷🚐 Avui visitem Istanbul, en furgoneta camper, de la mà de @FBidaiakF. ➡️ https://t.co/5sxpD0LRvb
163 people follow LAlbaCaravaning
Twitter Pic marctost Twitter Pic Campiste Twitter Pic towearin Twitter Pic eLCixCo Twitter Pic ivan_una
F
A
A
 Photos
A
 Followers
A
 Following